Activación Muscular

Las Técnicas de Activación Muscular (MAT) ofrecen una revolucionaria visión en la EVALUACIÓN y CORRECCIÓN de los DESEQUILIBRIOS MUSCULARES.

A través de las sesiones de “MAT” unidas a un refuerzo muscular específico, se mejora la capacidad contráctil de la musculatura y su tolerancia al estrés. Como resultado, se mejora la estabilidad y la movilidad articular, optimizando su funcionamiento y disminuyendo el desgaste causado por desequilibrios musculares.

Se mejora la estabilidad y la movilidad articular, optimizando su funcionamiento y disminuyendo el desgaste causado por desequilibrios musculares.

Un especialista en activación muscular dispone de herramientas para evaluar, a través de TEST MUSCULARES realizados en posiciones específicas, si la musculatura tiene una adecuada comunicación con el sistema nervioso. Además, los especialistas más avanzados serán capaces de trabajar en incrementar la tolerancia al estrés de los diferentes músculos asociados a patrones específicos (mirar un especialista en MATRX que es la versión más avanzada de MAT), haciendo que la musculatura no pierda eficiencia al realizar ejercicio o en la práctica deportiva, mejorando el rendimiento y disminuyendo, en muchos casos las molestias asociadas a una inadecuada función muscular, sino de diferentes secciones de estos (en muchos casos hay 3-4 secciones por cada músculo).

FUNDAMENTOS DE LA ACTIVACIÓN MUSCULAR

A medida que envejecemos y debido a los diferentes tipos de estrés que recibimos en nuestros cuerpos, el sistema muscular puede volverse menos eficiente en sus capacidades contráctiles.

El resultado de dicha disminución en la capacidad muscular puede correlacionarse con muchos de los problemas musculoesqueléticos asociados a la edad. Existen muchas formas de tratamientos para dichas lesiones/degeneraciones que ocurren con el envejecimiento, no obstante, hasta el momento nadie ha tratado de forma específica con los cambios negativos que ocurren con la función neuromuscular.

MAT reconoce que en el proceso de envejecimiento, la acumulación de estrés y trauma en el cuerpo se cobra su peaje en nuestra función muscular.

Aquí es donde se ubican las Técnicas de Activación Muscular (MAT)MAT reconoce que en el proceso de envejecimiento, la acumulación de estrés y trauma en el cuerpo se cobra su peaje en nuestra función muscular. Las Técnicas de Activación Muscular contemplan que cada lesión puede provocar un impacto negativo en nuestra función neuromuscular y esto con el tiempo provoca que la comunicación entre el sistema nervioso y el sistema muscular se vea alterado.

Si esta alteración en la comunicación no es reconducida, el efecto acumulativo puede desembocar en una progresiva debilidad del sistema muscular en conjunto, que puede incrementar la probabilidad de dolor, lesión y/o degeneración. El resultado final es una disminución en la habilidad para que la musculatura soporte estrés físico proveniente de la actividad diaria y rendimiento deportivo.

Las Técnicas de Activación Muscular están diseñadas para identificar y reconducir estos patrones de comunicación alterados con el objetivo principal de restablecer las capacidades contráctiles del músculo.

Las Técnicas de Activación Muscular pueden ubicarse dentro del continuo del ejercicio. El componente más importante de estas técnicas es el hecho de que proveen un sistema de “check and balances” (evaluación del trabajo continuo). Este permite a un especialista en Activación Muscular evaluar la integridad del sistema neuromuscular en el momento en que una fuerza se aplica sobre este.

En términos sencillos, las Técnicas de Activación Muscular permiten a los entrenadores deportivos y terapeutas evaluar su trabajo.

Las Técnicas de Activación Muscular permiten al entrenador poder averiguar si determinados ejercicios están excediendo el umbral de tolerancia muscular y por lo tanto, provocando inhibición muscular. En términos sencillos, las Técnicas de Activación Muscular permiten a los entrenadores deportivos y terapeutas evaluar su trabajo.

Por lo tanto, estas técnicas pueden utilizarse como adjuntas a los diferentes tipos de ejercicios y terapias. Son unas técnicas específicas diseñadas para mejorar la función muscular. Estas mejoras en la función muscular crean unas mejores condiciones por lo que se reduce el potencial riesgo de lesión mientras se acelera la capacidad corporal de recuperarse de esta.