9

Puntos flacos: lesión en el “Talón de Aquiles”

Las lesiones en los tendones se dan cuando estos se inflaman e irritan a causa de un golpe. Hoy queremos hablaros de una lesión en particular: la lesión en el “Talón de Aquiles”. La Tendinopatía es la curación fallida de una lesión en el “Talón de Aquiles”, es decir, en los extensores o tendones flexores (cuando han curado mal una ruptura).

¿Qué significa tener una lesión en el “Talón de Aquiles”?

Los tendones sanos son de color blanco brillante y tienen un suministro de sangre bajo con fibras de colágeno organizadas. Las lesiones en el “Talón de Aquiles” muestran una disposición desorganizada o desordenada en las células de los tendones y en las fibras de colágeno.

También presentan un aumento de los vasos sanguíneos que han crecido a partir de fibras más profundas y una mayor cantidad de proteoglicanos que han aumentado con el contenido de agua en el tendón. Los tendones afectados por una lesión en el “Talón de Aquiles” se vuelven gruesos y producen gran dolor debido a una irritación en el tejido dañado.

¿Por qué se produce una lesión en el “Talón de Aquiles”?

En particular, una lesión en el “Talón de Aquiles”, se produce porque los tendones flexores han soportado grandes cargas y ​​mucha tensión durante largos períodos; una sobrecarga crónica del tendón puede conducir, además de a un dolor crónico, a lesiones más severas como la descomposición de los tejidos de forma permanente. El problema más usual frente a la gestión de una lesión en el “Talón de Aquiles” es conseguir el equilibrio correcto entre descanso y esfuerzo.

Detectar a tiempo una lesión en el “Talón de Aquiles”

Los problemas, por lo general, comienzan con un dolor que se va intensificando a medida que se sobrecarga. Al iniciar cualquier actividad, se nota cómo ese malestar se alivia con el movimiento, pero después, cuando se vuelve al reposo, el tendón está rígido y sensible, y se reinicia el dolor.

Una lesión en el “Talón de Aquiles” puede darse en la inserción de la parte posterior del talón o más arriba. Hoy se sabe que el tendón de Aquiles es mucho más largo de lo que pensamos, extendiéndose hasta la parte posterior de la rodilla.

Detectar a tiempo una lesión en el “Talón de Aquiles” es relativamente “fácil”, debido al dolor; pero no mitigarlo a tiempo y seguir sometiéndolo a tal esfuerzo, puede cronificar dicha lesión. En Cuida’t disponemos de Fisioterapeuta, así que, si tienes cualquier problema o duda que no haya quedado resuelta, él mismo te puede responder y si eres de Barcelona, puedes pedir cita y te atenderá personalmente.

Author Info

Cuida't Sabadell

No Comments

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies